12 feb. 2010

¿No que no tienes enemigos? [o "Estás a 24 de morir"]

Cuando uno va por la vida siendo quien es creyendo que no causa ningún mal a nadie... está completamente equivocado, siempre estamos causándole un mal a alguien, y la excusa del bien mayor no parece importarle a ese alguien. Por lo tanto el que alguien diga "No, la verdad es que yo no tengo enemigos" dice una reverenda MAMADA.

Déjenme explicarles la conclusión a la que llegue después de semanas de ardua investigación fisgoneando en la vida de mis amigos (y en la mía un poco, pero solo un poquito).

La gente vive corriendo riesgos, ¿no me creen? súbanse a un coche y manejen un rato, dado por hecho lo anterior vamos a enfocarnos en un riesgo que estoy completamente seguro que solo el 4% de la población mundial conoce, de ese 4% solo el 1% esta preocupada, lo que significa que el mundo vive ignorando un gran riesgo o si no lo ignora simplemente le vale 3 kilos de la de aquella (después les explico que es "aquella"). Dicho riesgo a amenazado a toda la humanidad desde que comenzó esta a habitar la tierra y a convivir en sociedad (según Aristóteles, desde siempre).

Me gusta usar una expresión, que reza así "A 24 de morir", para referirme a ese riesgo. No me refiero a horas, minutos o segundos (me caga la serie 24), sino a algo muy diferente que los legisladores han llamado "Caldos", a mi me gusta llamarle a es@s 24 "chelas/cervezas/birras/agua-de-uso". El común denominador de la gente a la que se lo he dicho me ha dejado de dirigir la palabra... lo que no saben es que ya están "A 24 de morir", así que es mejor pensárselo dos veces antes de criticar mi ardua investigación.

¿Por qué digo que todos estamos a 24 cervezas de morir? [nota: morir es un eufemismo de madriza/putiza/"rompida"-de-madre] es sencillo, lo digo porque esa cantidad de cervezas es la que tiene un cartón habitualmente (la única razón por la que tu cartón tiene menos es por que te hicieron pendejazo) y porque a los albañiles (esos seres divinos que Jebús nos mando para construirnos un techo bajo el cual resguardarnos) les encanta beber cerveza, seguramente ya saben a lo que me refiero pero aún así tengo que concluir para las mentes obtusas que no saben a que me refiero.

Si el día de mañana llego y un tipo me ve muy feo solo tengo que ir a la obra que lleva 55 años al lado del terreno baldío donde vivo y decirle al Maistro "Oiga maistro, necesito de los servicios de uno de sus muchachos para arreglar un desperfecto" y el Maistro me dirá "Diga uste' joven, ¿qué necesita?" a lo que yo con mi voz grave-aguda responderé "Uste' présteme a uno y les traigo unas bien muertas" y el Maistro con un brillo de gratitud en los ojos le dirá a dos de sus muchachos "Acompañen a este joven por las chelas y después hagan lo que les pida" EL PAGO INVARIABLEMENTE SERÁ POR ADELANTADO.

Una ves cumplida mi obligación solo le diré a mis nuevos amigos "Ese cabrón me la hizo de pedo y se tiró a mi vieja 4 veces la semana pasada, pónganselo en orden carnales, porfa" y ellos con su voz de sabios maestros masones contestarán "Sale jefe, de rato nos vemos"... en ese momento yo me iré para que el tipo no sepa que fue con dedicatoria de parte mía, solo que lo iré a visitar al hospital a recordarle su percance, para que se le cree un trauma psicológico y no pueda tener relaciones estables, se haga un violador a sueldo y tenga que purgar altas condenas en la cárcel, donde le "darán" su merecido.

Con este ejemplo quiero demostrar que nadie esta a salvo, ¿recuerdan al niño que todos molestaban cuando eras mas pequeño? déjame decirte que el no te ha olvidado ni lo hará, es más se inscribirá en tu escuela, aprovechándose del factor sorpresa y cuando menos lo esperes tendrás mínimo un par de maestros masones de la nueva escuela frente a ti.

¿Qué recomiendo? simple, ve con el niño que molestaban en bola todos los morros de la cuadra y pídanle disculpas, así cuando el mande a los albañiles por ustedes [que estoy seguro que lo hará, no conoce el perdón ¡¡¡porque ustedes lo jodían a madres!!!!] al menos tendrán forma de protegerse y de entablar una demanda diciéndole al juez del turno nocturno "Le juró que le pedimos disculpas, los 4 occisos y yo”

Esto fue una entrega más de nuestro queridísimo Dr. en sociología aplicada a la vida de hoy-en-día Mauricio S.G. [NOT].


0 haraganes gritando:

Related Posts with Thumbnails