24 mar. 2012

Escribo sin lentes

Así que este post puede sr muy largo, muy corto o de medida estándar, depende de en qué momento me harte de escribir.

Ya me harté sigo mañana.

[A la mañana siguiente… Bueno, 20 horas después]

Ya tengo lentes y escribiré sobre algo que en algún momento de nuestra vida nos ha llamado la atención [a todos, de una u otra forma, casi lo aseguro].

¿Se imaginan poder hablar con su “Yo” del pasado [digamos su yo de hace 6 años, recuerden este dato]? ¿Tienen idea de qué les diría? Yo quiero pensar que en cierta forma mi Yo del pasado se sentiría avergonzado de mi en muchas cosas, el podía hacer cosas que ya no puedo [en algún momento de mi existencia mis habilidades sociales se atrofiaron]. Era una persona muy segura de si misma, muy divertida y MUY valemadrista [el título del blog… es una especie de tributo, en verdad].

Hoy en día puedo “dividirme” en 4 personas [no piensen que tengo personalidad disociada, no creo tenerla]. Les llamaremos: Ayer, Hoy, Mañana y Borracho [¿por qué creen?] Si lo leen en itálicas me refiero a los personajes, si lo leen en letra normal me refiero a los días.

Ayer: Ese wey se preocupa demasiado, harta con mucha facilidad. Se da a odiar mucho, es amargado, nada le da gusto y siempre está buscando cómo destrozar mis ilusiones [de alguna forma, Mimismo, uno de los personajes más recurrentes de este blog es Ayer].

Hoy: No sé cómo es, no he tenido tiempo de conocerlo. Siempre que intento hablar con él se transforma en Ayer o en Mañana, sin explicación aparente. Ayer lo hostiga demasiado [le deja alarmas en el celular a las 7 de la mañana para que se levante a desayunar temprano y a leer lo que le toca]. Por si no fuera poco, también lo atacan Mañana y Borracho [en ocasiones diferentes].

Mañana: Es divertido, es iluso, le gusta soñar y creer que vive en el mejor de los mundos [es decir, Hoy cree que mañana siempre será mejor que hoy o que ayer]. Me cae muy bien, pero no tiene sueños ni aspiraciones, no por mediocre, sino porque ya vive sus sueños y cumple con sus expectativas. Si no lo han notado se personifica como Mauricio, otro personaje de este blog.

Borracho: Es el mejor amigo de Mañana, siempre andan conspirando contra Hoy, por ello es que Hoy se siente acorralado. Es inmaduro, pero es la persona con más seguridad en él mismo, le gusta hacer estupideces que lo llevan a poner en riesgo su integridad, se tiene la certeza de que sabe hablar al menos 3 idiomas [nadie sabe si puede con más, cosa en la que es superior a los demás], pero es curioso… Lo veo, lo analizo y llego a la conclusión de que así era Hoy [es decir, yo, el que escribe] hace unos 6 años [les dije que recordaran el dato]. No porque hace 6 años me comportara como un borracho, sino porque cuando estoy borracho me comporto como si tuviera 15 o 16.

Mañana es el dominante, creo. Sin alguien que me recordará que tengo un ideal, que tengo un plan o que al menos me recuerde que tengo la posibilidad de hacer algo mejor de lo que estoy haciendo en este momento, no sé que sería de mi. Sería perder el norte. El Borracho no aparece seguido [ya no, afortunadamente] pero es muy divertido cuando sale por ahí, a todos les cae bien, es la persona más pacífica del mundo [una vez, no hace mucho, se metió a separar a dos borrachos en una fiesta… Y les dijo que no se pelearan, que fueran amigos y les regalo la media chela que le quedaba (pinche cagadero que eres cabrón, me cae que te quiero {490})].

¿Se han preguntado que pasaría si en lugar de ser conceptos abstractos fueran personas realmente? Personas con las que pudiera uno hablar, preguntar y aprender de ellas todo lo posible. Mis habilidades de dibujo son MALAS, por eso les describiré un poco como creo que se vería cada uno [con su respectiva dosis de fantasía]:

Ayer: Va de traje y corbata, cabello corto, tiene doctorados, maestrías y es estudioso el cabrón. Tiene buen trabajo y familia bonita.

Hoy: Tiene la greña un poco larga, se viste como Kurt Cobain pero con playeras de grupos de heavy metal. Le gusta la música y dice tocar un instrumento.

Mañana: Un hippie en toda la extensión de la palabra, tiene el cabello largo hasta su puta madre, dos rastas con colgantes de metal y cuero. Tatuajes y una afición extraña por las humanidades. Es amigo de todos, hasta de las personas que lo odian, no le importa.

Borracho: Ese wey, es como Hoy pero con chamarra de cuero, una botella en la mano izquierda y una muchachona en el brazo derecho. Le encanta el desmadre, pero es tranquilo, quiere que todos pisteen tranquilos, sin gritar y sin pelear.

Chale… Doctorado en psicología Honoris Causa a aquel que me explique mis problemas [En verdad, les doy un título como el mío].

10 mar. 2012

Derechos: La facultad, la esencia, la forma y la Obligación que conllevan

Definiciones 9 y 10 de la RAE sobre "Derecho":

  • Facultad del ser humano para hacer legítimamente lo que conduce a los fines de su vida.
  • Facultad de hacer o exigir todo aquello que la ley o la autoridad establece en nuestro favor, o que el dueño de una cosa nos permite en ella.

Definiciones 1 y 2 de la RAE sobre “Esencia”:

  • Aquello que constituye la naturaleza de las cosas, lo permanente e invariable de ellas.
  • Lo más importante y característico de una cosa.

Definiciones 1 y 2 de la RAE sobre “Forma”:

  • Configuración externa de algo .
  • Modo de proceder en algo.

Definiciones 3 y 4 de la RAE sobre “Obligación”:

  • Vínculo que sujeta a hacer o abstenerse de hacer algo, establecido por precepto de ley, por voluntario otorgamiento o por derivación recta de ciertos actos.
  • Correspondencia que alguien debe tener y manifestar al beneficio que ha recibido de otra persona.

Es muy bonito pensar que en el mundo actual tenemos la posibilidad de hacer lo que nos venga en gana argumentando que tenemos el derecho a hacerlo. El problema es que muchas veces no tenemos idea de hasta donde llega nuestro supuestamente imbatible argumento.

Esto iba a ser una serie de cuatro posts, pero la verdad es que no me daba el tiempo [y me ganaba la hueva] para hacerlo de esa forma, así que opté por acortarlos y dejarlo como uno solo.

La primera cuestión que me planteo, teniendo las definiciones de Derecho, Esencia y Forma en mente es esta ¿Un derecho que ya es exigible necesita de algo más para hacerlo? Es decir, la forma de exigirlo. A veces le doy vueltas a eso y me topo con la idea de que uno puede tener derecho ya exigible pero no el derecho a exigirlo. Me parece absurdo, pero en el mundo real no siempre basta con tener un papel que diga que eres acreedor, tampoco basta con que se den las situaciones en las que puedes ejercer el derecho [va más allá de las leyes].

Imagina que tienes un seguro de daños para tu bicicleta, se te rompe y vas corriendo [porque ya no puedes ir en bici (490)] a tu casa, ves la póliza y te das cuenta de que tu seguro cubre el desmadrito de tu bici. Llamas al seguro y no contestan, insistes y siguen sin contestar. Luego de una larga investigación te das cuenta de que los cabrones cambiaron el número y no te avisaron ¿En verdad te jodieron el derecho? Teóricamente no, porque tu llamaste para ejercerlo [y tenías todas las de ganar] pero como esos cabrones no cumplieron con su obligación prácticamente te anularon la facultad que tenías de exigir tu derecho. El ejercicio de los derechos no siempre depende de uno solo.

Lo que le vas a exigir al otro viene a ser la esencia del derecho, el hecho de que se lo exijas de la manera convenida viene a ser la forma del derecho [no sé si estoy en lo correcto, pero me parece que así es].

Ahora va la parte que menos nos gusta del tema de los derechos [y si alguna vez le argumentaron a sus padres sobre los “Derechos de los niños” ya saben de lo que hablo], las Obligaciones. Este tema no es mi especialidad, porque yo soy especialista en no cumplirlas totalmente, pero al menos creo tener clara la teoría [mi yo del mundo del deber ser es una persona decente, se viste bien, come sano, hace ejercicio, estudia y se divierte, mi yo del mundo del ser… bueno, si eres lector habitual ya lo conoces, tiene amigos imaginarios que habitan en esta página].

Las definiciones que puse antes nos dan una muy buena imagen de lo que quiero decir. Básicamente es la otra cara de la moneda, si tu tienes el derecho a algo, alguien tendrá la obligación de dártelo [a grande rasgos, porque a veces no existe el otro alguien o no existe el titular del derecho del que hablamos, como en el “derecho a un medio ambiente limpio para las próximas generaciones” ¿A quién se lo exiges? ¿Cómo lo exiges? ¿Quién lo exige, si ni ha nacido? No seamos pendejos y digamos bien las cosas “derecho a un medio ambiente limpio” para nosotros].

Volvemos al ejemplo, ahora tu eres la aseguradora de bicicletas “Seguros la ilusión” un buen día decidiste cambiar de call-center porque había uno más barato a la vuelta, eso hiciste, pero no notificaste a tus clientes [por lo que haya sido] y tu piensas “No hay pedo, el que de verdad necesite el seguro me encontrará, cuando llegue el día del vencimiento/renovación de los seguros ya me pondré en contacto con cada uno” [por cierto, pinche mierda ¿por qué haces eso?]. Tu eres el empresario y eres libre para hacer lo que quieras porque la ley te concede la libertad de empresa, de acuerdo. Pero no te pases de verga, si quedas en algo con alguien y sabes que ese alguien en algún momento de su vida te va a buscar para que le eches la mano como ya habían acordado lo menos que puedes hacer es no esconderte debajo de la última piedra del cerro porque “Es más barato” [desgraciado].

El ejemplo es de lo más burdo del mundo, pero funciona para ejemplificar situaciones que vivimos hoy en día [imagina que no es un seguro de bicicletas, imagina que es un seguro de accidentes y te acaban de chocar… ¿sigue siendo bonito?, peor aún, un seguro de vida ¿verdad que no?].

La gente se ha dedicado en los últimos años a exigir el cumplimiento de sus derechos. Eso lo vemos con mucha claridad en los activistas y defensores de los derechos humanos, pero siempre se les olvida que todo derecho lleva una obligación [a mi me gusta pensar que la genérica es no interferir en los derechos de los demás, pero muchos derechos llevan obligaciones todavía más complejas que el derecho mismo]. Viene siendo hora para que nos demos cuenta que el hecho de no cumplir nuestras obligaciones interfiere en el ejercicio de los derechos de los demás, los conozcamos o no… Pero sí, siempre estamos con quejas de que todos son unos cabrones que no me dejan ejercer mis derechos, malditos todos ustedes que no me dejan hacer lo que quiero, pero no se apuren compadres “mañana les pago, es que no me han pagado por el último mes… ¿quieren ver mi coche nuevo?”

A que bonito se siente escribir, tengo material para otros dos posts y para un cuento en el otro blog,  no se me desaparezcan.

Related Posts with Thumbnails