2 feb. 2010

Las aventuras del ingenioso hidalgo [insertar texto aquí]

¿Qué hay mejor que salir en busca del elixir de la vida en una noche tormentosa para matar el tiempo?

Encontrabame yo, el ingenioso hidalgo [insertar texto aquí], en las oficinas de "Busca tesoros y caza fortunas S.A." haraganeando con mi harem de extranjeras a las que solo los caballeros de la mas alta clase y alcurnia tenemos acceso, cuando llego uno de mis tantos lacayos con un pergamino sellado por el dueño de la corporación a la que pertenezco. Dicho pergamino me consterno un poco, ¿Quién en su sano juicio osa molestar al ingenioso hidalgo de [insertar texto aquí]?, la respuesta es sumamente sencilla, el que firma los cheques, sin mas remedio me quite a la rubia voluptuosa que danzaba sobre mi con un ademan de lo mas fino y llame a mi escudero "¡Eustacio!, prepara tus cosas que salimos en una misión, por el rey, por la tierra y por las montañas" a lo que Eustacio ingenuisimamente me contestó "¿Y ya podrán pagarme?".

Salimos de las oficinas de B.T.C.F.S.A (por sus siglas en Sánscrito) y nos dirigimos a la guarida del amo y señor de todas los elixires de la vida. Cruzamos pantanos llenos de bestias insectívoras inmundas a las cuales jamás he temido, pero mi cobarde escudero casi se zurra de miedo, pero gracias a mis dotes de padre comprensivo (nota: no tengo hijos, bueno la verdad... no lo se) le dije con una dulce voz "¡¡Marica hijo de la chingada agarrese los desos y siga adelante!!" el con una sonrisa me dijo "Claro señor [insertar texto aquí]" y así continuamos avanzando.

No hubo peligros, a excepción de la ingnorancia y mariconeria de mi escudero, pude vencer su ignorancia esta ves gracias a que estuve enseñándole las cosas que el mundo tiene "¿Ves eso de ahí?, es de esas nubes que aparecen sobre una persona cuando tiene muy mala suerte, el que tenía mala suerte encontró un trébol de 4 hojas y la nube se vio forzada a quedarse quieta, no pases debajo ya que la mala suerte se apoderará de ti". Todo era una sana enseñanza hasta que mi cobarde escudero me dice "¡Cuidado ahí adelante señor!, un mar por demás enorme", la verdad es que yo no lo había visto aún, pero no cuenta como si me hubiera salvado la vida ya que lo hubiera visto cuando me acercara, o mi sentido caballeresco me hubiera indicado que estaba en peligro, pero como no lo hizo solamente le dije "¡Muchachito ingenuo y por demás pendejo! no hay peligro alguno, le daremos la vuelta al mar por demás enorme" cosa que facilitó nuestro viaje.

Al llegar a la casa del amo y señor de todos los elixires de la vida tome el que me correspondía y mi amable escudero con cara de perro triste me preguntó "¿Puedo tomar algo yo tambien señor [insertar texto aquí]", pensé que el pequeño ya conocía su lugar en el mundo pero le tuve que recordar la máxima de los escuderos "Los escuderos roban para vivir, hazlo con mucho cuidado". Luego de incontables intentos fallidos por tomar un elixir pequeño y esconderlo decidí que sería mejor que yo se lo regalara, nos acercamos con dos elixires y provisiones para el camino al amo y señor de los elixires de la vida y nos dijo con su voz grave-aguda "Podeis ir en paz hermanos míos".

El camino de regreso fue mucho mas placentero, me límite a darle una cátedra sobre las leyes de caballería a mi escudero, que afanadamente escribía todas las palabras que salían de mi boca. Al llegar a las oficinas miro con mucha ilusión la puerta de la sala de juntas que tenía un rotulo que rezaba CABALLEROS y me preguntó "¿Puedo entrar ahí?" a lo que sabiamente le respondí "No no, aún no, sala de juntas de caballeros es solo para caballeros" y el con algo de decepción en el rostro me pregunto "¿Aún tengo que entrar al que dice DAMAS?" con muchísima lógica le respondí "Mientras no cambiemos el rótulo tendrás que entrar a la sala de juntas de DAMAS"

Antes de terminar de contarles mi relato quisiera que estuvieran enterados de que mi papa estaba conectado a una computadora y a un respirador cuando yo nací, y como en el los errores de sintaxis eran muy frecuentes para evitar que la computadora me llamara con un nombre equivocado, dejo el espacio de mi nombre en blanco por ello es que soy "Su hijo [insertar texto aquí]" y tengo una hermana mayor "Hija [error de sintaxis]" eso era lo que mi padre trataba de evitar, tener dos hijos con el mismo nombre.

Foto tomada en una travesía por el desierto de Sonora:

Fuentes:
Vivencias personales

0 haraganes gritando:

Related Posts with Thumbnails