16 abr. 2011

Alguna vez…

…Mauricio Mochilas fue humano, y me encargo que les contara una de sus aventuras de aquellos días, no es tan mala [quiero creer]:

Era sábado y la verdad había esperado con ansias ese día, por fin nos veríamos, o al menos esa era mi esperanza.

Estaba lloviendo, eso siempre hace que me quede en casa encerrado, pero no en esta ocasión, no quería encerrarme, quería salir y buscarte entre el tumulto de vagos que siempre hay afuera.

La verdad es que estar toda la noche rodeado de desconocidos no me agrada en lo absoluto, mucho menos estar sentado en la barra de aquel bar de mala muerte que habían escogido para tu presentación, pero en esta ocasión valdría la pena.

Llegue unos minutos antes, sólo; entré al local y en ese instante una parte de mi ya quería irse a tomar caguamas con sus amigos sentados en la banqueta de alguna colonia de mala muerte donde los policías no te la hacen de emoción, hasta les compartes cerveza en vasos rojos.

No te veía por ningún lado, pero igual decidí esperar pacientemente, pedí otra cerveza, era la quinta. Ya comenzaba mi desesperación y aún no hacías tu aparición “estelar”.

Ya nos conocíamos, pero jamás te había escuchado cantar, y en verdad tenía ganas de escucharte, encendí otro cigarro para apendejarme aún más, el alcohol y el tabaco son buenos compañeros, pero juntos son traicioneros.

Después de un par de horas, cigarros y cervezas apareciste, te veías contenta. Minutos más tarde comenzó a sonar “In The Flesh” de Pink Floyd y en ese momento me perdí en tu voz.

Pasaron un par de horas, pero me parecieron menos de unos cuantos minutos, vi el teléfono y aún tenía tiempo para hablar contigo e irme, y juro que lo intente, pero cuando termino tu presentación te fuiste y ya no te encontré. No te culpo yo también quisiera divertirme como lo estabas haciendo tu.

No sé si me viste y me recordaste, o fui solo un espectador más en la marea de gente que disfruto de tu arte aquella noche. Pero sé que no quedo en mi, por lo menos en aquella ocasión.

Mauricio Mochilas [A través de su patrón]

Como pueden ver, Mauricio tiene una vena un poco gay cuando se trata de contar historias de su juventud humana. Después les platico como fue que se convirtió en hámster y por qué fue que lo adopte.

Aprovechamos para darle una bienvenida a los nuevos seguidores, esperemos que no sean ahuyentados por algún hámster rabioso [490].

5 haraganes gritando:

Pancho "el autor" dijo...

Tomen nota: Creo que el título de "Alguna vez..." ya lo he usado varias veces antes [490]

Gabriel Cruz dijo...

Qué historia tan melancólica, y vaya que esperó mucho, pero a veces sucede y no puede uno evitarlo :(

Pancho "el autor" dijo...

Gabriel: Sucede, pero al final de cuentas las cosas salen mejor de lo esperado :D

http://2.bp.blogspot.com/_RNQ2SiqzNU4/TQT7IArzwXI/AAAAAAAAAEs/4QNt7XDBo0U/s1600/everything_went_better_than_expected.jpg

[490]

SIRACUSA dijo...

ahhhh que historia la de Mauricio!!! espero saber pronto como es que se convirtió...y!!! con flojera para escribirlo todo jajaja

saludos!!!!!!!!

Pancho "el autor" dijo...

Siracusa: Inche mauricio como le pasan cosas... pero bueno, ya me ivnentaré como fue que se transformo jaja

Related Posts with Thumbnails